Jueves, 26 Abril 2018 | Login
Gustavo Magdalena: “La pasión por educar es un tesoro que debemos cuidar”

Gustavo Magdalena: “La pasión por educar es un tesoro que debemos cuidar”

Docente con una vasta trayectoria y padre de familia. Cuando Gustavo Magdalena habla se nota en sus gestos y en sus ojos la pasión educadora que lo guía en cada paso. Al frente de la Federación de Asociaciones Educativas Religiosas de la Argentina (FAERA) como director ejecutivo, conversa con Vida Nueva, a semanas de la III Jornadas Nacionales de Pastoral Educativa (27 y 28 de octubre en Córdoba), acerca de los desafíos que hoy debe enfrentar la escuela como institución histórica que en algún momento tuvo el fin de enseñar las ciencias y las artes.

PREGUNTA.- De su experiencia como educador, ¿cómo es posible comprender los cambios que se vienen dando en la sociedad, por ende, en la escuela?

RESPUESTA.- Siempre hubo tiempos difíciles, como dijo Joan Manuel Serrat: “este es el tiempo que nos ha tocado”. No venimos de una era dorada, somos el continente más desigual del mundo, con bolsones de pobreza, violencia y marginación, aunque la mayoría de los dirigentes latinoamericanos se formaron en escuelas y universidades católicas. Todo chico que está en una escuela católica es, en el fondo, una persona que han puesto en nuestras manos, hay que trabajar con sus miserias y sus posibilidades. Pero si se mira todo como un peligro y con desconfianza, es muy difícil educar. Así que los educadores tienen que ver cuáles son los signos de la presencia de Dios y trasmitirlos, ya que las familias que se acercan a estas escuelas buscan algo y tenemos que descubrir qué es.

P.- En junio usted participó del Primer Encuentro Interamericano de Pastoral Educativa en Quito, ¿qué cosas rescata de todo lo que allí se habló?

G. Magdalena (a la izquierda) junto con la comisión directiva de FAERA

R.- Recuerdo el diagnóstico que trazó la hermana ecuatoriana Janet Aguirresobre la educación de Latinoamérica. Ella se centró en cómo los cambios impactan en la identidad de la educación católica. Existen factores externos e internos: en los primeros tenemos Gobiernos o Estados no siempre colaboradores y, a veces, hasta competidores. Sin embargo, puso su foco en los segundos factores, relacionados con las familias dentro de estas nuevas generaciones y los docentes, como los factores que afectan o modifican la educación. Sobre las familias planteó un desafío mayor, para la escuela católica, porque llegó a su fin el modelo de la familia tradicional y se plantean formas de vivir la sexualidad. En esta corriente anti institucional que vivimos, las nuevas generaciones tienen una vinculación diferente con el conocimiento y la manera de adquirirlo, el entorno digital y la distancia con lo religioso influye mucho en ellos. El otro punto es el colectivo de los docentes, es mucho más heterogéneo, no solo en el nivel de formación, sino que también de asunción concreta de la cosmovisión cristiana.
Frente a esta realidad nos quejamos o la asumimos tratando de mirarlo mediante el Evangelio.

P.- ¿Podemos decir que los educadores que están hoy en las aulas son los primeros nativos digitales?

R.- La mayoría de los docentes de hoy son mejores que los de antes. A pesar de que son sometidos a tensiones, incertidumbres e inseguridades muy fuertes, tienen una “llamita” que los hizo dedicarse a la educación. Este punto es clave para los países. Tenemos que aprender a ser una minoría fiel y creativa, no elitista, presentándonos con humildad para ayudar.

P.- ¿Cómo hace un directivo para contagiar a los docentes la necesidad de plantear cambios y ser creativos para innovar?

“La educación formal debe estar vinculada con la informal porque la escuela ya no es la única transmisora del saber”

R.- Esto también se habló en Quito. Las escuelas católicas necesitan crear ámbitos comunitarios donde el docente pueda sentirse más grande, donde lo puedan ayudar y pueda ayudar a otros. La escuela es una emérita fábrica de materias y tiene que dejar de serlo, porque hoy más que nunca requiere un currículum con sentido. A raíz de ese sentido va a poder dar esperanza y transformarse en un agente de transformación, no obstante, hay que suscitarlo en nosotros como personas y en nuestros colegas cuestionándonos lo que somos y lo que hacemos. Las instituciones deben favorecer las transformaciones como dinámicas, que cuando empiezan no pueden regresar a lo que eran.

P.- Respecto a darle sentido al currículum, ¿es posible que la educación católica marque tendencia en el sistema educativo?

R.- Sí, porque lo fue. La educación occidental surgió en la Iglesia y la educación popular de la congregación religiosa, pero primero tenemos que tener un reconocimiento valedero de esa historia, ya que actualmente, la educación católica llega adonde el Estado no llega.

P.- ¿Qué lugar considera que tiene hoy la educación no formal como herramienta para la transformación?

R.- La educación formal debe estar vinculada con la informal porque la escuela ya no es la única transmisora del saber. En esta sociedad fragmentada no le pidamos a la escuela que iguale a la sociedad, pero sí que contribuya a ello. Un niño de clase media alta y un niño de clase media baja no comparten el mismo patrimonio cultural. Sin embargo, al final del día, un chico con mayor cantidad de actividades culturales con un maestro que no sabe explicar, no le encontrará valor a esas actividades.
La mejor educación no es repartir tablets, es dotar de sentido y descubrir los potenciales de cada alumno para desarrollarlos y liberarlos de los modelos mentales que los oprimen. Para eso, es necesaria la pasión por educar que es un tesoro que debemos cuidar.

Artículo web Revista "Vida Nueva Digital" en http://www.vidanuevadigital.com/2017/10/19/la-pasion-educar-tesoro-debemos-cuidar/

000

About Author

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Primeras Jornadas de Formación en Entre Ríos

    El viernes 20 se desarrollaron las Primeras Jornadas de Formación FAERA-Entre Ríos, en el instituto Cristo Redentor de Paraná. Centradas en torno a dos conferencias (“Prevención de la violencia en comunidades educativas”, a cargo de la licenciada Carolina Sueldo, quien fuera tallerista en las III° Jornadas de Pastoral Educativa; y “Educación Emocional en las comunidades educativas”, a cargo del profesor Carlos Sigvardt), ha resultado un espacio muy gratificante para los participantes.

    Compartimos con ustedes algunas imàgenes del encuentro realizado el dìa 20 de abril en la Provincia de Entre Rìos.

  • Trayecto de Formación en Gestión de la Misión Educativa Pastoral: Enhebrando la multiplicidad de tramas institucionales".

    Los/as invitamos a participar del trayecto de formación
    en Gestión de la Misión Educativa Pastoral “Enhebrando la multiplicidad de tramas institucionales”-2da Cohorte- con Resolución Ministerial No0596/17, propuesta que surge desde los Institutos de Formación Docente pertenecientes a FAERA (Federación de Asociaciones Educativas Religiosas de la Argentina) y JAEC (Junta Arquidiocesana de Educación Católica). El mismo tiene como propósito brindar un encuentro que legitime una formación situada y que posibilite la reflexión y profundización de los núcleos temáticos propuestos por el documento del CELAM: “Vayan y enseñen”.


    Ejes temáticos: Clima Institucional y Cuidado de las personas en las Instituciones Educativas.
    Destinatarios: miembros de los Equipos directivos, agentes/coordinadores de Pastoral, docentes de todos los niveles y modalidades de las Instituciones educativas pertenecientes tanto a FAERA como a JAEC.
    Modalidad de cursado: nueve talleres presenciales de cursado mensual, distribuidos en dos semestres durante 2018 (1 vez al mes de 8:00 a 13:00 hs.)
    Comienzo de la actividad: miércoles 25 de abril de 8:30 a 12:30 hs
    Carga horaria: 50 hs reloj-75 HC –
    Lugar: Colegio Maristas- Oroño 770-Rosario
    Inscripción: Secretaría del Instituto No4005 “Santísimo Rosario”
    Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o al Teléfono: 0341-4636761
    Costo: $300 por encuentro o pago único de $2.250 de todo el trayecto.
    Saludamos afectuosamente a cada uno/a de Uds y a sus comunidades, que animadas por el Espíritu Santo viven la misión como Escuela Católica.

    Equipo Directivos de Institutos de Formación Docente

    JAEC - FAERA

     
  • Cinco años

    Cinco Años

    por Gustavo Magdalena - Director Ejecutivo de FAERA

     

    (Aclaración: en este artículo no encontrará referencias a la relación de los argentinos con el Papa Francisco. Merece otro espacio….)

    Se cumple el quinto aniversario de la elección del Papa Francisco y, en esta ocasión, se percibe en varios analistas una sensación menos entusiasta sobre su pontificado que en anteriores aniversarios. Algunos hablan de falta de concreciones, otros de un muro inexpugnable con el que se enfrenta en su proceso de reformas, por no hablar de los que se regocijan comprobando que, supuestamente, a Francisco le falta sustancia, cuando no formación teológica y filosófica profunda. Ciertos vaticanistas hablan de este momento como un “punto de inflexión”, otros que el Papa ha dado ya todo lo que tenía para dar…

    Detrás de estas apreciaciones existirán distintas motivaciones y puntos de vista, muchos de ellos legítimas preocupaciones, fruto de la buena fe y del  compromiso con el Evangelio, miradas que lo pueden ayudar a Francisco y nos pueden ayudar a todos los que formamos parte del Pueblo de Dios. Por ello también es bueno saber cómo se siente el protagonista en esta circunstancia: “Ha sido un tiempo tranquilo este del pontificado. Desde el momento en que en el Cónclave me di cuenta de lo que se venía —una cosa de golpe, sorpresiva para mí—, sentí mucha paz. Y esa paz no me dejó hasta el día de hoy. Es un don del Señor que le agradezco. Y de verdad espero que no me lo saque”, confesó el Papa a los jesuitas en Chile hace pocas semanas.[1] Esta confesión merece destacarse como base para cualquier análisis, porque encierra una autopercepción serena y menos ansiosa que la de muchos de nosotros.

    Gran parte de esta tranquilidad proviene de Dios (lo dice el Papa), pero otra parte importante proviene de la propia visión de la realidad y del tiempo que Jorge Bergoglio ha construido para sí mismo y para explicar los procesos históricos. El tiempo es superior al espacio, lo cual “permite trabajar a largo plazo, sin obsesionarse por resultados inmediatos. Ayuda a soportar con paciencia situaciones difíciles y adversas, o los cambios de planes que impone el dinamismo de la realidad. Es una invitación a asumir la tensión entre plenitud y límite, otorgando prioridad al tiempo”, señaló en su documento programático Evangelii Gaudium.[2] Aún más, ya entonces, pocos meses después de su elección a la cátedra de Pedro, afirmaba que “se trata de privilegiar las acciones que generan dinamismos nuevos en la sociedad e involucran a otras personas y grupos que las desarrollarán, hasta que fructifiquen en importantes acontecimientos históricos. Nada de ansiedad, pero sí convicciones claras y tenacidad”[3]. Lo contrario, darle prioridad al espacio por sobre el tiempo, “lleva  a enloquecerse para tener todo resuelto en el presente, para intentar tomar posesión de todos los espacios de poder y autoafirmación”[4]. Un segundo elemento para calibrar este aniversario: ¿qué procesos se pusieron en marcha el 13 de marzo de 2013? ¿Qué puertas se empezaron a cerrar y cuáles comenzaron a abrirse? ¿Qué dinámica fue entretejiendo estos cinco años de ministerio petrino?

    En este punto es necesario volver a su exposición ante los cardenales, en las reuniones previas al Cónclave y que el cardenal Ortega difundió, en base a unas notas que el propio Francisco le entregara. En aquella ocasión, Jorge Bergoglio expresó su visión sobre la Iglesia y explicitó los procesos que el futuro debía conducir y confirmar:

    1. La evangelización es la razón de ser de la Iglesia.
    2. Evangelizar supone para la Iglesia salir de sí misma e ir hacia las periferias.
    3. Al salir, la Iglesia evita la enfermedad de la autorreferencialidad, una suerte de narcicismo teológico. La Iglesia autorreferencial pretende a Jesucristo dentro de sí y no lo deja salir.
    4. La Iglesia autorreferencial cae en la mundanidad espiritual, vive en sí, de sí y para sí.
    5. El Papa deberá ser un hombre que, desde la contemplación de Jesucristo y desde la adoración a Jesucristo ayude a la Iglesia a salir de sí hacia las periferias existenciales, que la ayude a ser la madre fecunda que vive de “la dulce y confortadora alegría de la evangelizar”, recordando a Pablo VI.

    No me cabe duda que este proceso evangelizador, en salida y para servir a todos los hombres lo está viviendo la Iglesia, con diferencias notables de ardor y de ritmo en sus miembros, pero con inocultable “convicción y tenacidad”, gracias al ejemplo, las palabras, los gestos y las prioridades del Papa Francisco. Aquel “programa” se ha plasmado en las claves de sus años como obispo de Roma:

    • La conversión del corazón, como la dinámica esencial para las personas y para la institución eclesial. Conversión para volver al primer amor, para descubrir que lo verdaderamente importante e imprescindible es la persona de Jesucristo y su Buena Noticia. Conversión que supone humildad para reconocernos pecadores y sedientos de gracia, antes que merecedores por nuestros méritos y pergaminos.
    • La misericordia, como eje para entender el mundo, establecer las relaciones con Dios y entre los hombres, como juicio para orientar nuestras acciones. Una clave que nos cuesta asumir, más preocupados por la paja en el ojo ajeno que por la viga en el propio….
    • Una Iglesia como hospital de campaña, en el campo de batalla donde los seres humanos sufren, sueñan, gozan, esperan. Saliendo de la seguridad de la fortaleza de las minorías iluminadas para compartir con sencillez y compromiso la suerte de toda la Humanidad.
    • La denuncia de un sistema mundial que excluye y mata (la globalización de la indiferencia) y la propuesta de crear las condiciones para la defensa de la Casa Común, porque “hace falta la conciencia de un origen común, de una pertenencia mutua y de un futuro compartido por todos. Esta conciencia básica permitiría el desarrollo de nuevas convicciones, actitudes y formas de vida. Se destaca así un gran desafío cultural, espiritual y educativo que supondrá largos procesos de regeneración”[5]

    Estas cuatro claves, bien arraigadas en el “programa pre-cónclave” y desarrolladas en su magisterio, demuestran la profundidad de los procesos iniciados y del vasto alcance que denotan. Ante dicha profundidad y dicho alcance, ¿alcanzarían cinco años? Por supuesto que el vaso no está lleno (¿podría estarlo?), pero conviene tener presente el vino que se está sirviendo, nada menos que la persona de Jesús, y la sencillez con la que se hace, buscando convencer, favorecer el cambio de corazones y mentalidades, ampliando las miradas sobre lo que significa ser cristiano hoy, en este mundo plural y complejísimo del siglo XXI. Por ello es muy oportuna la palabra expresada hace pocos días por el cardenal Rodríguez Madariaga, coordinador del Grupo de cardenales que asesora al Papa Francisco en el proceso de reformas. Decía el arzobispo de Tegucigalpa que Francisco está decidido a que dicho proceso sea irreversible, aunque lleve tiempo, porque “en la Iglesia hay siempre un diálogo entre tradición y novedad y esto toma tiempo”. Más que un cambio de organigrama o incluso de normativas, el proceso iniciado en 2013 apunta un cambio en los corazones de las personas, particularmente de los consagrados, una verdadera conversión. Con enorme poder de síntesis, Rodríguez Madariaga resume el don que Francisco supone para la Iglesia (y para toda la Humanidad): “una corriente de aire fresco, de sencillez, humildad, pobreza y, sobre todo, Evangelio”. Un magisterio tan profundo y a la vez, tan sencillo”. [6]

    Para comprender estos cinco años, es clave entender una dinámica (iniciar procesos), una dirección (la vuelta radical a Jesús y a su Evangelio) y un programa: conversión, misericordia, hospital de campaña, globalización de la fraternidad y solidaridad. Dinámica, dimensión y programas audaces… o peligrosos. Un Papa “diferente”, libre, con enorme experiencia pastoral que sacude costumbres, conciencias y pensamientos. Que asume una causa “molesta”, la de los refugiados, y la muestra con toda crudeza en Lampedusa. Que pretende avanzar en un sano discernimiento, para estar cerca de los hombres y mujeres reales (no ideales) y debe afrontar furibundos ataques que dudan de su “ortodoxia”. Que aboga por una ecología integral y crítica del endiosamiento del dinero, ganándose poderosos enemigos entre los popes de la economía mundial. Que pone a los pobres en el centro de la Historia –como están en el centro del corazón de Dios-, confiando en el poder transformador de su participación en la construcción de la Casa Común. Que denuncia sin problemas el fariseísmo, el clericalismo, el rigorismo y la obsecuencia en la que solemos caer los cristianos en la Iglesia. Que apuntala, en cuerpo y alma, el camino del ecumenismo, pidiéndole a su hermano, el patriarca de Constantinopla, que lo bendiga y conmemora con los hermanos luteranos los 500 años de la Reforma, en un clima de fraternidad y reconciliación. Cada una de estas iniciativas supuso, supone y supondrá grandes costos para Francisco, blanco de calificativos desdeñosos: populista, maquiavélico, poco claro, filomarxista, contrario a la Tradición, etc. No es poco y es bueno tenerlo presente, porque el camino abierto en este “proceso franciscano” es apasionante pero nada sencillo.

    Asomados al sexto año de su pontificado, podemos vislumbrar algunos senderos a transitar, confirmados en la fe por el sucesor de Pedro:

    1. Percibir y amar una Iglesia cada vez más universal, es decir más polifónica y con la fe encarnándose en diversos formatos culturales, sin perder unidad. Asumir sin complejos que “el modelo no es la esfera, que no es superior a las partes, donde cada punto es equidistante del centro y no hay diferencias entre unos y otros. El modelo es el poliedro, que refleja la confluencia de todas las parcialidades que en él conservan su originalidad.”[7] Los comentarios “uniformantes”, basados en una sensibilidad y una concreción cultural específica con pretensiones totalizadoras, o las apelaciones sin matices a una “tradición” (con minúscula) deben seguir dejando paso a una pluralidad formal que no nos desvíe de lo esencial, el encuentro con el Señor. Fruto de este proceso será la concreción de una creciente sinodalidad y un consiguiente menor centralismo romano, que terminará fortaleciendo la misión de la Iglesia de Roma, “presidir en la caridad”
    2. Una reducción efectiva del clericalismo, que necesariamente va de la mano con el despliegue de espacios para la consulta, la discusión fraterna, la corresponsabilidad de todos los bautizados/as, porque el objetivo del “diálogo pastoral, con el deseo de escuchar a todos y no sólo a algunos que le acaricien los oídos (…) no será principalmente la organización eclesial, sino el sueño misionero de llegar a todos”[8]. Por ejemplo, un mejor proceso de selección de párrocos y obispos.
    3. Un progresivo desarrollo y confianza en el discernimiento para comprender la realidad, orientar la recta conciencia, transitar caminos y acompañar situaciones. En el citado encuentro de Francisco con los jesuitas en Santiago de Chile, el Papa fue enfático en este punto: “Creo que una de las cosas que la Iglesia más necesita hoy, y esto está muy claro en las perspectivas y en los objetivos pastorales de Amoris Laetitia, es el discernimiento. Nosotros estamos acostumbrados al «se puede o no se puede» (…) Si ustedes dan una ojeada al panorama de las reacciones que suscitó Amoris Laetitia, van a ver que las críticas más fuertes contra la Exhortación son sobre el capítulo octavo: un divorciado ¿«puede o no puede tomar la comunión?». Y Amoris Laetitia, en cambio, va por otro lado totalmente distinto, no entra en estas distinciones y pone el problema del discernimiento. Que ya estaba en base en la moral tomista clásica, grande, verdadera. Entonces el aporte que querría de la Compañía es el de ayudar a la Iglesia a crecer en el discernimiento. Hoy la iglesia necesita crecer en discernimiento.”[9] Avanzar y promover el discernimiento es favorecer la mayoría de edad de los cristianos, del Pueblo de Dios, algo que nos hará muy bien a todos.
    4. Conectar, con la mayor prontitud y delicadeza posibles, con las aspiraciones de las mujeres, el respeto y la promoción de sus derechos, otorgándoles un papel destacado en la vida de la Iglesia, en sus ámbitos de discernimiento y de decisión, para disfrutar tanta riqueza que no está siendo aprovechada plenamente.
    5. Aumentar la empatía concreta con las víctimas de la pedofilia causada por hijos de la Iglesia, ponerlos claramente en el centro de los procesos de reparación, justicia, sanación y reconciliación, y reducir los tiempos e instancias para eventuales condenas.
    6. Animar la construcción de modelos sociopolíticos, económicos y culturales que puedan proponer un estilo de vida diferente al consumismo despilfarrador de algunos y a la exclusión perpetua de millones de personas. Un estilo sobrio, cuidadoso de las personas y de los recursos naturales, donde prime la fraternidad, el compartir los peces y los panes para que nadie quede fuera de la mesa común. Para que el grito del Papa Francisco, la voz de los pobres, los descartados, los excluidos, los migrantes, los que sobran, no quede en una mera denuncia, sino que se concrete en opciones viables –técnicamente sólidos y moralmente lícitos- para un mundo más justo y solidario.

    Volvemos al principio. El impacto del Papa Francisco ha sido innegable en estos cinco años, como también la variedad y disparidad de miradas sobre su pontificado. Gran comunicador, su figura ha atraído a muchos, por diversas razones. Muchas veces nos hemos quedado enamorados de un personaje y cuando éste no se ajusta a nuestro libreto puede decepcionarnos. Al propio Jesús le pasó: muchos de sus seguidores lo abandonaron, especialmente cuando les propuso la opción de una conversión radical al Evangelio. Como en tantos momentos de la vida de la Iglesia, un hombre libre es un Papa molesto, que cuestiona comodidades, carrerismo, el “aquí se hizo siempre así”, protocolos; que se anima a decir que la esencia del cristianismo son las Bienaventuranzas y Mateo 25, es decir la concreción de un mensaje en acciones concretas; que pone en el centro a los pobres, los preferidos del Señor; que pretende simplemente que se lo recuerde como “un buen tipo, hizo lo que pudo, no fue tan malo”[10]. Monseñor Gustavo Carrara, alguien que conoce muy bien al Papa, afirmó frente a este quinto aniversario: “Bergoglio no es perfecto, pero es profundamente cristiano”[11]. Allí está el valor de su presencia, la raíz de los cuestionamientos a su persona y el desafío para todos los que intentamos seguir, pese a ser pecadores, a Jesús de Nazareth. Por eso, como el propio Francisco nos pide constantemente, sigamos rezando por él.

     

    Gustavo Magdalena - Director Ejecutivo de FAERA