Sábado, 16 Diciembre 2017 | Login
Sensiblería vs. emoción “con cabeza” - Gustavo Magdalena

Sensiblería vs. emoción “con cabeza” - Gustavo Magdalena Destacado

Sensiblería vs. emoción “con cabeza”

  

La comunicación de la escuela católica es encuentro con el otro: transmitir un mensaje que emocione y que responda a lo que la sociedad y nuestros alumnos reclaman. Hay riesgos, porque desapareció la protección (ahogo) de la “cristiandad”, pero también oportunidades; hay necesidad de testigos y de construir comunidades de vida y de fe, donde lo profesional esté iluminado por el encuentro (y reencuentro) con Jesús; donde la innovación técnico-didáctica vaya de la mano con la permanente conversión al Señor.

Todo esto es lo que procuró poner de manifiesto el XIV Congreso Nacional de Escuelas Católicas (del 16 al 18 de noviembre, en el Palacio de los Congresos de Oviedo), titulado Emociona. Comunicación y Educación. Escuelas Católicas agrupa a los titulares de los centros educativos católicos e integra a más de 2.000 centros educativos, con más de 1.200.000 alumnos y 82.134 docentes. Cada dos años realiza su Congreso nacional. En esta ocasión la comunicación fue el hilo conductor: se quiso subrayar que todo comunica y todos comunicamos, más aún en el entorno educativo y que la dimensión comunicativa es una de las más decisivas para los centros educativos.

Cada una de las tres jornadas se organizó en torno a un eje.

El primer día, comunicación institucional: se escuchó a especialistas como un miembro de las campañas electorales de Barack Obama o a Darío Viganó, responsable de la comunicación de la Santa Sede. Pero luego “se aterrizó” a los colegios, con aspectos más concretos. Excelentes ponencias de dos superiores, Asunción Codes, SJT, y Pedro Aguado, Sch. P, y muy buena la de Ana Guirao, del equipo de comunicación de Cáritas Española. Se insistió en la relación entre comunicación e identidad; qué queremos mostrar, qué queremos contar; cuál es el objetivo primero de la escuela católica. Mucho más importante que la técnica es comunicar para evangelizar: anunciar, compartir experiencias, salir al encuentro.

El segundo día, los docentes y la comunicación: muy interesante ponencia (a distancia) de Henry Jenkins sobre narrativa transmedia y una experiencia de los lasallanos en torno a integrar las pasiones de los alumnos, ser “agitadores” de sus narrativas y nosotros mismos desplegar nuestras narrativas con autenticidad. Establecer de esa manera una complicidad creativa y estimuladora frente al aprendizaje: una educación emocionada, antes que emocionante. Por la tarde, se presentó el Pacto entre Padres y Profesores, una iniciativa para involucrar y comprometer a los padres en el proceso educativo.

El tercer día, la mirada se puso sobre los alumnos: la necesidad de manifestarles nuestras altas expectativas; detectar y potenciar sus talentos; conocer sus lenguajes a partir de la escucha; incursionar en sus lenguajes y plataformas; implicarse en sus preocupaciones, por ejemplo, frente al acoso escolar.

Fue una experiencia muy interesante que dispara una serie de reflexiones. La constatación de que transitamos una época donde la complejidad y la pluralidad escalan geométricamente y nos llevan a la lógica del “menú a la carta”, donde las personas queremos elegir aquello que nos gusta o nos gratifica, descartando lo que no nos interesa. Por otra parte, la revolución digital (y sus correlatos socioculturales) ha provocado y sigue provocando un cambio antropológico enorme. Se han transformado las condiciones transcendentales de la experiencia, el tiempo y el espacio, con lo cual cambia la forma en que experimentamos la realidad y nos experimentamos a nosotros mismos. Esto se visualiza concretamente en cada escuela y nos lleva a preguntarnos:

  • ¿Cómo estamos construyendo el entramado pedagógico – pastoral de nuestra escuela? ¿Con qué actores? ¿Con qué limitaciones?
  • Lo cristiano/católico de un colegio, ¿es adjetivo o sustantivo?

Ante estos desafíos, nuestras escuelas buscan respuestas que no siempre encajan con su sentido más profundo. La valoración de lo emocional es incuestionable, particularmente para establecer vínculos con el prójimo y para lograr una auténtica formación integral. Pero algunas propuestas y comentarios escuchados en ciertas ponencias apelaban más a la sensiblería antes que a lo “emocional con cabeza”, como bien resumió la directora del Congreso, Victoria Moya. El sentido de la Educación Católica en una sociedad compleja, plural, “a la carta” está (y estará cada vez más) en su capacidad de fascinar con el testimonio de vida cristiano de sus educadores. Como hicieron nuestros fundadores, hay que leer la realidad y aplicar el Evangelio a ella, para hacer relevante el mensaje cristiano para las personas de hoy; escuchar, compartir, interactuar, aprender con humildad de otrosmostrar la belleza de la fe y de ser cristianocrear condiciones de comunión y de corresponsabilidadtener pasión por lo que somos; optar por lo radical, la persona de Jesús.

Queda clara la necesidad de generar contextos de corresponsabilidad, donde el Proyecto Educativo y Pastoral sea asumido por todos y donde todos nos vayamos sintiendo interdependientes. En palabras del padre Aguado, “construir un alma colectiva”, donde cada uno sienta la escuela y su proyecto como propios, no como un simple lugar de trabajo. Esto implica, para los directivos, “timming”, creatividad y audacia, desterrar el “todo bien”, plantear cuestiones desafiantes, sacudir modorras y comodidades, convocar con ilusión para algo apasionante… Y como bien dijo la hermana Codes, “lo que nos apasiona nos hace creativos” y más si esa pasión es Jesucristo.

Artículo publicado en Vida Nueva Digital: http://www.vidanuevadigital.com/tribuna/sensibleria-vs-emocion-cabeza/

000

About Author

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Gustavo Magdalena: “La pasión por educar es un tesoro que debemos cuidar”

    Docente con una vasta trayectoria y padre de familia. Cuando Gustavo Magdalena habla se nota en sus gestos y en sus ojos la pasión educadora que lo guía en cada paso. Al frente de la Federación de Asociaciones Educativas Religiosas de la Argentina (FAERA) como director ejecutivo, conversa con Vida Nueva, a semanas de la III Jornadas Nacionales de Pastoral Educativa (27 y 28 de octubre en Córdoba), acerca de los desafíos que hoy debe enfrentar la escuela como institución histórica que en algún momento tuvo el fin de enseñar las ciencias y las artes.

    PREGUNTA.- De su experiencia como educador, ¿cómo es posible comprender los cambios que se vienen dando en la sociedad, por ende, en la escuela?

    RESPUESTA.- Siempre hubo tiempos difíciles, como dijo Joan Manuel Serrat: “este es el tiempo que nos ha tocado”. No venimos de una era dorada, somos el continente más desigual del mundo, con bolsones de pobreza, violencia y marginación, aunque la mayoría de los dirigentes latinoamericanos se formaron en escuelas y universidades católicas. Todo chico que está en una escuela católica es, en el fondo, una persona que han puesto en nuestras manos, hay que trabajar con sus miserias y sus posibilidades. Pero si se mira todo como un peligro y con desconfianza, es muy difícil educar. Así que los educadores tienen que ver cuáles son los signos de la presencia de Dios y trasmitirlos, ya que las familias que se acercan a estas escuelas buscan algo y tenemos que descubrir qué es.

    P.- En junio usted participó del Primer Encuentro Interamericano de Pastoral Educativa en Quito, ¿qué cosas rescata de todo lo que allí se habló?

    G. Magdalena (a la izquierda) junto con la comisión directiva de FAERA

    R.- Recuerdo el diagnóstico que trazó la hermana ecuatoriana Janet Aguirresobre la educación de Latinoamérica. Ella se centró en cómo los cambios impactan en la identidad de la educación católica. Existen factores externos e internos: en los primeros tenemos Gobiernos o Estados no siempre colaboradores y, a veces, hasta competidores. Sin embargo, puso su foco en los segundos factores, relacionados con las familias dentro de estas nuevas generaciones y los docentes, como los factores que afectan o modifican la educación. Sobre las familias planteó un desafío mayor, para la escuela católica, porque llegó a su fin el modelo de la familia tradicional y se plantean formas de vivir la sexualidad. En esta corriente anti institucional que vivimos, las nuevas generaciones tienen una vinculación diferente con el conocimiento y la manera de adquirirlo, el entorno digital y la distancia con lo religioso influye mucho en ellos. El otro punto es el colectivo de los docentes, es mucho más heterogéneo, no solo en el nivel de formación, sino que también de asunción concreta de la cosmovisión cristiana.
    Frente a esta realidad nos quejamos o la asumimos tratando de mirarlo mediante el Evangelio.

    P.- ¿Podemos decir que los educadores que están hoy en las aulas son los primeros nativos digitales?

    R.- La mayoría de los docentes de hoy son mejores que los de antes. A pesar de que son sometidos a tensiones, incertidumbres e inseguridades muy fuertes, tienen una “llamita” que los hizo dedicarse a la educación. Este punto es clave para los países. Tenemos que aprender a ser una minoría fiel y creativa, no elitista, presentándonos con humildad para ayudar.

    P.- ¿Cómo hace un directivo para contagiar a los docentes la necesidad de plantear cambios y ser creativos para innovar?

    “La educación formal debe estar vinculada con la informal porque la escuela ya no es la única transmisora del saber”

    R.- Esto también se habló en Quito. Las escuelas católicas necesitan crear ámbitos comunitarios donde el docente pueda sentirse más grande, donde lo puedan ayudar y pueda ayudar a otros. La escuela es una emérita fábrica de materias y tiene que dejar de serlo, porque hoy más que nunca requiere un currículum con sentido. A raíz de ese sentido va a poder dar esperanza y transformarse en un agente de transformación, no obstante, hay que suscitarlo en nosotros como personas y en nuestros colegas cuestionándonos lo que somos y lo que hacemos. Las instituciones deben favorecer las transformaciones como dinámicas, que cuando empiezan no pueden regresar a lo que eran.

    P.- Respecto a darle sentido al currículum, ¿es posible que la educación católica marque tendencia en el sistema educativo?

    R.- Sí, porque lo fue. La educación occidental surgió en la Iglesia y la educación popular de la congregación religiosa, pero primero tenemos que tener un reconocimiento valedero de esa historia, ya que actualmente, la educación católica llega adonde el Estado no llega.

    P.- ¿Qué lugar considera que tiene hoy la educación no formal como herramienta para la transformación?

    R.- La educación formal debe estar vinculada con la informal porque la escuela ya no es la única transmisora del saber. En esta sociedad fragmentada no le pidamos a la escuela que iguale a la sociedad, pero sí que contribuya a ello. Un niño de clase media alta y un niño de clase media baja no comparten el mismo patrimonio cultural. Sin embargo, al final del día, un chico con mayor cantidad de actividades culturales con un maestro que no sabe explicar, no le encontrará valor a esas actividades.
    La mejor educación no es repartir tablets, es dotar de sentido y descubrir los potenciales de cada alumno para desarrollarlos y liberarlos de los modelos mentales que los oprimen. Para eso, es necesaria la pasión por educar que es un tesoro que debemos cuidar.

    Artículo web Revista "Vida Nueva Digital" en http://www.vidanuevadigital.com/2017/10/19/la-pasion-educar-tesoro-debemos-cuidar/

  • Presencia de FAERA en el país

    Presencia de FAERA en San Juan: el Director Ejecutivo estuvo en San Juan, visitando al recientemente instalado arzobispo monseñor Lozano y compartiendo una reunión con directivos de los colegios de nuestros asociados.